Negativa

Hoy tengo ganas de escribir.
Hoy
que parece un día especial, destinado a desgajarse en mí,
a extraer la pulpa y luego escupirla sobre los fantasmas
que están
detrás del papel.
Pero no muchas ganas.
Ganas que no son ni siquiera erupciones de  circunstancia.
Son apenas un bochorno de lo que deberían ser.
Unas ganas de terciopelo,
abismadas
en las sinuosidades de estos ojos
que se posan en el filo amargo de una hoja y otras,
en el ronco fluir de mis jugos.
Y son ganas que no son ganas de escribir.
Lo más probable es que sean una apetencia de vómito,
y ya sabemos que las palabras no ayudan, como se le antojó decir a aquel.
Escribir sería un manto más,
una cubierta de pelusas alérgicas a mi párpado.
Mi párpado que baja, y cierra al mundo.
Y allá abajo,
debajo del mundo, estornuda.
Con ganas,
con alivio inmediato de la vida.

Comentarios

Entradas populares