Libros




Ahora quiero hacer un receso en la lectura de los libros con pretensiones filosóficas. Me abruman.

Necesito una brecha entre lo que ellos dicen y lo que yo digo.

Anda mi voz tenue y dubitativa y aunque no más afirmada, la quiero de vuelta.

Reconocerla mía.

En esos libros hallo una repetición de conceptos que corren parejos a los caprichos del autor.

Adornan viejas ideas con sus gracias personales y uno va de libro en libro leyendo lo mismo con aparentes contradicciones; pero sin tener más que las equivalencias de lo que esa personalidad

pudo apreciar.

Se impregna de más luz quien lo expone más genuinamente, no solo con claridad sino con gracia,

esa que da el encanto y la sinceridad.

Pero al final nos babeamos por el don de la expresión, y que la idea siga expuesta de mil maneras

en libros y tiempos.

Ahora voy a lo ligero que no es banal, que me digan lo de los filósofos y  no me de cuenta.

Comentarios

Entradas populares