Fotografías

Viendo fotografías antiguas
de nosotros mismos,
descubro los detalles que se me perdieron
y compruebo que en los rostros
está toda la verdad,
lo que fuimos
y lo que somos.
Veo los días que no tenía por claros,
aquella energía por dentro,
las respuestas de todas las bocas
y, que nadie vio triunfar.
Veo que todos vimos que el paso era de alambre.
Los días han quedado
para que nadie los nombre,
perdidos en la memoria.
Nosotros, los viejos,
salimos a un parque donde los jóvenes juegan.
Serios,
miramos de soslayo al tiempo que pasó.
Contagiados, hacemos una maroma.
Los jóvenes
miran de frente
al tiempo eterno que les queda.

Comentarios

Entradas populares