Orden numérica


















Seis líneas totalmente rígidas, sin apenas corroerse por el tiempo,

aguantando la claridad del sereno nocturno y la ciega luz del día,

se establecen frente a mi parapeto

en una simple resolución de proponer un límite.

Son seis líneas que miradas más de cerca tienen el relieve de lo artesanal,

la delicada huella de lo improvisado, sin embargo,

cuando se extienden a lo ancho

llegando hasta donde el ojo las confunde con lo inmaterial,

lucen tan formidables que efectivamente uno se turba.

Las he visto hoy cuando pensé estar alegre,

y su solidez contada, precipitada en seis números,

claramente me ha dicho que me detenga,

que antes de seguir

cuente del uno al seis.

Comentarios

Entradas populares