Los versos



Los versos que escribo me parecen adocenados, impersonales,

poco naturales.

Si no escribo para ser genuino, para atravesar mi mente con el cuestionamiento desfondado,

sino para el adorno inútil de las palabras que dan vueltas agarradas de la mano

cantando mientras danzan elevando las rodillas,

no pueden ser capaces de reflejar a nadie en sus aguas,

movidas por ondas, por mareas y quietudes

acaparando para sí sus propias leyes.

A lo sensible que me he expuesto,

a los acontecimientos que me rodearon,

qué me hice, cómo interpreté,

forja sus apuestas la exageración de la letra.

Lo de siempre: pensamientos verdaderos dentro mío,

no aguantan

la escala de valores que aquellos alguna vez van a verter sobre ellos.


Comentarios

Entradas populares