Nada

Duerme.
Mi amado ser, duerme.
Y le dejo su manto.
Y le dejo sus pestañas que han cerrado mi presencia.
Y ya no soy más ni tan siquiera un mosquito que alardea en sus oídos.

Comentarios

Entradas populares