Adornos





Los adornos con que nos arreglamos para salir ante los demás, nos hacen felices porque nos creemos desprovistos de algún defecto con el que no estamos contentos.

Siempre un adorno ocultará aquello con lo que no estamos en paz.

Yo dejo crecer, con ese especial propósito, un montecito
sobre la barbilla.
No la voy a describir, pero sí decir que deseo ocultarla cuando la veo desnuda.

Comentarios

Entradas populares