Veredicto
















No somos lo mismo, y qué? Alguna vez lo fuimos?

Nos desgajamos apenas prendidos de los sostenes,

de lado vemos nuestras puntas que siempre tuvieron esa nitidez en los acabados,

colgamos sobre el panel incierto, la pantalla que juega a que nos conduce,

inertes nos alejamos poco a poco del timón y en nuestra proyección desde lo alto,

cualquier claridad nos parece ridícula.

No somos lo mismo.

Antes nos apegamos al borde para salvar cada fisura,

nos estiramos para lucir en el lugar, y qué?

No hay nada más que este espacio, en todas direcciones se termina lo que empieza,

se establecen veloces los espejos para que el ojo alce vuelo.

Alguna vez alguien nos apuntó con el dedo,

se maravilló con nuestra función correspondiendo a la forma,

nos encontró paralelos, dispares.

Alguna vez fuimos el techo y parapetamos lo que se quiere

y lo que dejó de quererse;

creímos no estar en lo oscuro.

Siempre nos miraron.

Comentarios

Entradas populares