Caída





Luego de esperar cada atardecer a la lluvia, hoy mucho antes del amanecer,

irrumpió un aguacero con truenos que nos hizo pensar en una tormenta,

pero cuando salí, 5 de la mañana,

un cernido muy ligero que apenas mojó mi ropa, quedaba.

Las plantas sé que están felices, imagino su encuentro, hoy, con el sol.

El alborozo de ellos juntos, viviendo.

Las raíces realmente incorporadas, tan atentas a la nutrición perfecta.

Totalmente sin testosterona, siento cada carencia sensorial,

en la falta de no solo ánimo, si no de un ánimo para el ánimo.

Y el hilo de su ministerio.


Comentarios

Entradas populares