Luces









Cientos de luces enfrente recuerdan dignas mi abstención.

No participar está por debajo de ellas en ese monte oscuro y sin formas

que de todas maneras termina en la luz.

Si me abstengo, el destello de ellas, fulgurando a través de las nubes,

decidirá lo precario, le pondrá nombre a lo que renuncio.

Para qué contarlas, si en su afán numérico representan a todas,

casi colgadas de la nada, dando el toque de lo que brilla, y más, ilumina.

Frente a mí, quietas, conscientes de su carácter sempiterno,

apenas parpadean,

absortas en su papel de mantener viva la resolución en contra.

Comentarios

Entradas populares