Mi generación

Mi generación es de poetas. Todos crecimos subiendo, con un verso, la bandera. Nadie entendió nada. La bandera , el verso, la misma generación se ha confundido. 
Mi camino es mi camino, quien lo dudaría. Me engaña, no obstante. Se tiñe de letras donde sólo hay piedras para tirarle a los ladrones. Mira a esos cabellos. Rubios, de cualquier color; no quiero verles ni la frente debajo. No me interesa el ruido que los trajo a esta presencia. Ni la historia que dejarán a la energía de esta tierra. Miro a esos cabellos, de cualquier color, no dicen nada; y así nos vemos, versos que bajamos, banderas tranquilas.
La tranquilidad es azul. Las nubes ya no son un trozo de tela a punto de descoserse.  Se introducen demasiado en ellas, incontables, tonos no invitados. Desconocidos, extranjeros visos que se explayan en mi tranquilidad. 
Respiro, mi estomago azul sube y baja. Estornudo y la nube de mis bacterias vuelve a ser tela. Azul. Tan tranquilamente azul.
Y en las telas que ondeamos, somos la crispa de la historia. Cantamos y como poetas, morimos.








Comentarios

Entradas populares