Si pudiera

Si pudiera elegiría ser el que soy cuando estoy en sitios como este, sin la necesidad de tantos monosílabos innecesarios. También me lucí en días que no tenía por claros. Con aquella energía por dentro, más de una vez me pregunte cómo encaminarla. Y resolví los asuntos con respuestas que escogía de todos los labios, de todas las bocas que se me hacían mías. Nadie me vio triunfar, sólo yo vi que el paso era de alambre en aquellos días agotados en su combustible exiguo.
Hay gente rodeándome como si vivir por aquí fuera lo más natural del mundo. Hacen lo que quieren. Hablan con labios y lenguas y dientes que se esconden y reaparecen en un juego de sonrisas y manías que a todos divierte. 
Una descubre sus pechos tras el escote verde y otro cuelga las manos a raíz de las muñecas, con guantes inventados, terrosos, turbios, que no tocan nada y todo ensucian. Aquella oreja roja de encresparse sobre sí misma, ladea el rostro hacia la derecha a sabiendas que en el otro lado le repele un viento esquivo. 
Unos collares blancos penden de un cuello y nadie hace uso de ellos. Floto, sin poder elegir. Estos omóplatos son extensos y un gris demasiado prominente los cubre de manera que se vuelven música, acordes que se traga la posibilidad de que existan.


Comentarios

Entradas populares